Barcelona + 34 93 223 16 63       Tenerife + 34 922 783 198

PATOLOGÍA NEUROLÓGICA

Este grupo engloba a todas las enfermedades que afectan al sistema nervioso central (encéfalo, cerebelo, tronco del encéfalo o médula  espinal).

  • Lesión cerebral.
  • Lesión medular.
  • Síndrome de origen genético: Síndrome de Down, distrofias musculares, entre otros.
  • Enfermedades minoritarias.
  • Malformaciones congénitas

El niño afectado con una patología neurológica menudo presenta una serie de trastornos comunes, que se pueden dividir de la siguiente forma:

Trastornos motores: afectación en la movilidad voluntaria que interfiere (dificultando o inhabilitando) la realización de las actividades cotidianas, así como en el hecho de llevar a cabo un ejercicio más o menos intenso. Es debido principalmente a una alteración del tono muscular, ya sea en forma de hipotonía (disminución del tono muscular) o de hipertonía,            (espasticidad, aumento del tono muscular).

Trastornos sensitivos: la gran mayoría de afectaciones neurológicas cursan con déficit de  sensibilidad, evidenciando dificultades para poder discriminar información táctil y alterando la percepción  posicional de su propio cuerpo.

– Trastorno sensoriales: La afectación del sistema sensorial es bastante frecuente en este tipo de patología, como por ejemplo problemas visuales y / o déficits auditivos.

Trastornos cognitivos: Es habitual en casos de Parálisis cerebral, presentándose un retraso cognitivo de diferente grado, más común en casos de tetraplejia, y más leve en diplejia y hemiplejías. En muchos casos también suelen presentar problemas en el lenguaje y en la comunicación.

Epilepsia: se trata de una complicación, que al igual que los trastornos cognitivos, aparece en niños con afectación del encéfalo. Consiste en la aparición de actividad eléctrica anormal en el córtex cerebral, provocando crisis con convulsiones y dejar al niño sin conocimiento. Este tipo de complicación se da mayoritariamente en pacientes afectados de tetraplejia, y en menor porcentaje en diplejias y hemiplejías.

Complicaciones ortopédicas: las más frecuentes suelen ser las contracturas musculoesqueléticas, que pueden provocar limitaciones articulares graves; subluxaciones de cadera; problemas de espalda como escoliosis, hiperlordosis; y / o pérdida de la masa ósea (osteopenia u osteoporosis).

Complicaciones del aparato digestivo: dificultad a la hora de poder alimentar al niño, pueden aparecer problemas como reflujo gastroesofágico, malnutrición, estreñimiento, etc.

Problemas respiratorios: el niño puede sufrir neumonías de repetición, aspiraciones …

Otras complicaciones: como pueden ser las bucodentales, cutáneas, vasculares, etc.

Los niños afectados de patología neurológica necesitan llevar un proceso de rehabilitación continuado, para reducir al máximo la pérdida de funcionalidad y lograr un buen mantenimiento del estado físico, tratando de evitar y / o paliar complicaciones secundarias a la propia enfermedad.

PATOLOGÍA ONCOLÓGICA:

La fisioterapia en niños que han sufrido una patología oncológica tiene como objetivo principal preservar y estimular los sistemas de movimiento para volver a alcanzar un grado de  funcionalidad óptimo. También resulta clave la prevención y el tratamiento de las secuelas derivadas del proceso oncológico.

Dependiendo del tipo de proceso tumoral, las secuelas pueden ser diversas., siendo las más habituales:

– Fatiga

– Déficit de movilidad y equilibrio con déficit funcional

– Alteraciones del tono muscular

– Dolor

– Alteraciones del sueño

– Disfunciones vesicales y esfinterianas

– Alteraciones cardior-respiratorias

– Afecciones del sistema nervioso central

– Edemas

En estos casos, el fisioterapeuta pediátrico, a través de técnicas específicas y lúdicas, será el responsable de recuperar el déficit motor ocasionado por los tratamientos, así como paliar el dolor y aliviar la sensación de fatiga

PATOLOGIA OSTEOARTICULAR:

Englobamos dentro de este grupo  diversas patologías de origen traumatológico como la escoliosis idiopática, enfermedad de Perthes, el valgo/ varo de rodilla o el pie equinovaro.

En estos casos, la función del fisioterapeuta será:

– Prevenir deformidades osteoarticulares.

– Minimizar problemas como la atrofia muscular derivadas por la inactividad física

– Asesorar y mantener una correcta higiene postural.

– Participar en la elección de soportes de posicionamiento y ayudas técnicas para diferentes posturas (sedestación, bipedestación) y para una readaptación a las actividades de la vida diaria y al esfuerzo.